EL MIEDO TAMBIÉN JUEGA.

La competición siempre es exigente, nunca para de serlo, siempre hay que ganar, nunca hay que dejar de hacerlo, se gana y hay que olvidar, se pierde y se necesita olvidar para que la memoria no te juegue una mala pasada al actualizar viejos errores. Todo esto se...