Cada semana veo un puñado de partidos, algunos en directo presencialmente, otros en la televisión tambien en directo y otros que ya se jugaron.

Trato de sacar mis conclusiones de lo que veo sin tener en cuenta el resultado, tengo que reconocer que soy quisquilloso y a veces con una mentalidad rebuscada.

Quiero decir, que persigo a equipos que ganan y lo merecen, a equipos que pierden y tambien lo merecen. No hablo de equipos que marcan un gol más que el contrario o dos más y ya por eso merecieron la victoria. Esta sería una reflexión demasiado simplista, banal y alejada de una conclusión real. Digo real, porque si solo analizamos quien convirtió más goles y por eso ya mereció ganar; estamos analizando la mitad de la realidad; esto lo dejo para los que nos pagan y los que opinan de nosotros en las ondas o en el papel. La otra mitad sería, lo realizado en el juego, la proporción esfuerzo-recompensa que puede ser, injusta o justa.

Veo equipos que durante una fase de la liga tienen dificultades para vencer, mereciendo más y de repente consiguen hacerlo con facilidad. Veo a otros, que merecen poco, o como mucho lo mismo que su oponente y ganan si o si cada semana y nadie tiene una explicación clara, bueno si. siempre se puede recurrir al topicazo de rueda de prensa más utilizado cuando no se vence; la famosa y sobadísima dinámica negativa. De la que nadie habla cuando se gana sin merecerlo claramente una semana si y otra casi también.

Despues de ver muchos partidos, no encuentro una relación directa de lo que comentaba antes; esfuerzo-recompensa ;  trabajo bien hecho-producción. O dicho de otra manera,  ganar y merecerlo, salvo en excepciones.

Veo equipos que hacen muchas cosas y no ganan y después haciendo lo mismo o menos, si lo hacen y viceversa.

 Creo que en el fútbol de hoy se gana o se pierde en otras cosas evidentemente, por detalles, muchos de ellos que no se entrenan, por factores incontrolables que dependen de desgracias individuales, de puntería, de desacierto rival y errores arbitrales.

 En cada partido existen momentos críticos que marcaran un resultado final, a veces caen de tu lado de manera reiterada y en otras ocasiones no.

No obvio, que lo  único que se puede hacer es trabajar cada día todos los apartados que influyen en el juego  para merecer ganar,  despues ya veremos si lo conseguimos.

Dice un amigo mio, Luis: Si no tienes un buen 1 y un buen 9  deja de trabajar muy duro, no sufras y te desgastes inutilmente, jamás conseguirás lo que persigues. En parte tiene razón y reconozco que me  ha costado dársela. He comprendido finalmente, que si no eres bueno en las áreas, lo que ocurra en los metros anteriores pasa a ser casi siempre irrelevante.

 Realmente, reviso los equipos que tienen éxito en las ligas sean de la categoría que sea y casi todos tienen un buen portero y un buen nueve;  lamentablemente  y  muy a mi pesar, tengo que darle la razón  a mi  amigo.